Anorexia y Bulimia, estamos ante un conjunto de enfermedades mentales que constituye uno de los principales trastornos alimenticios.

Comencemos definiendo cada uno de ellos:

La anorexia nerviosa, a menudo simplemente denominada «anorexia», es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el peso corporal anormalmente bajo, el temor inmenso  a aumentar de peso y la percepción distorsionada del peso. Para las personas con anorexia, es muy fundamental  controlar su peso y su figura , y hacen todo tipo de sacrificios que suelen afectar  en su vida de forma significativa.

Estos pacientes obsesionados por tener una deposición al día, a pesar de la falta de ingesta, abusan de laxantes que agravan las deficiencias electrolíticas y de nutrientes. Como consecuencia de esta conducta aparecen alteraciones del patrón de menstruación, amenorrea ( ausencia de regla),  así como disminución del índice metabólico basal.

La anorexia, al igual que otros trastornos de la alimentación, puede tomar el control de tu vida y volverse muy difícil de manejar. Además del tratamiento psicológico o psiquiátrico que requiere esta enfermedad , a través de la reflexología podemos  intentar conseguir que la persona se perciba de forma más real al actuar sobre las áreas de la imagen corporal. Actuaremos también sobre los centros que regulan la ingesta de alimentos, pudiendo aprovechar para producir así cambios de conducta.  Nos apoyaremos también en la aromaterapia , existen aceites esenciales muy útiles en estos casos, como melisa, bergamota, mandarina y tomillo.

La bulimia o bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio y psicológico que se caracteriza por la adopción de conductas en las cuales la persona se aleja de las formas de alimentación saludables consumiendo comida en exceso, y en períodos de tiempo muy cortos, también llamados «atracones», seguido de un período de arrepentimiento o remordimiento, el cual puede llevar al sujeto a eliminar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes y diuréticos. El miedo a engordar afecta directamente al estado emocional del enfermo, influyendo de esta manera en su estado anímico que en poco tiempo desembocará en problemas depresivos.

Este ciclo de comida- purga derivará en temores a tener sobrepeso, estrés, depresión y trastornos a nivel fisiológico muy importantes.

La bulimia puede alterar el equilibrio electrolítico y aumentar el riesgo de gripes e infecciones , erosiones faríngeas por los vómitos inducidos, sequedad de piel , pérdida de pelo , enfermedades renales y hepáticas, alteraciones hormonales y muchas más patologías asociadas.

Aunque se desconoce la causa , algunos estudios sugieren que puede estar relacionada con la liberación de colecistoquinina o colecistocinina, una hormona que induce a la saciedad y a la sensación de plenitud.

Además de su  tratamiento médico , a través de la reflexología podremos ayudar a la persona trabajando su sistema nervioso, endocrino, inmunológico y digestivo. En realidad intentaremos a  través de la terapia refleja que este  organismo tan alterado  se equilibre y regule.